Por que engordamos causa sobrepeso

¿Por Qué Engordamos?: La Verdadera Causa del Sobrepeso

“No todo lo que parece es, no todo lo que es parece”.

– José Saramago

¿Por qué engordamos? Todos sabemos la respuesta a esta pregunta. Engordamos porque comemos de más, ¿cierto?

No tan rápido.

La verdadera causa del sobrepeso no es el comer de más. Es más, ni siquiera tiene que ver con cuantas calorías consumes. Déjame que te cuente.

Falsa Causa del Sobrepeso

Por que engordamos modelo incorrectoDurante años nos han enseñado que engordamos porque comemos de más, y que la única forma de adelgazar es comiendo menos (y ejercitándonos más). Nos han dicho que la causa del sobrepeso es que somos perezosos y glotones, que el problema que tenemos se debe a nuestro carácter y a nuestra falta de voluntad.

Todos sabemos que esto no es cierto.

Todos tenemos amigos o conocidos que comen absolutamente todo lo que quieren, no hacen absolutamente nada de ejercicios y no engordan ni siquiera un gramo.

¿Cómo es esto posible?.

Verdadera Causa del Sobrepeso

El comer de más no es la causa del sobrepeso, es un síntoma.

La verdadera causa del sobrepeso no tiene nada que ver con tu carácter, personalidad o voluntad. La verdadera causa es un problema hormonal producto de comestibles altamente procesados.

Por que engordamos modelo correctoEl consumo de grandes cantidades de calorias no es la causa del sobrepeso. Éste es mas bien, un síntoma del desbalance hormonal causado por alimentos de baja calidad1. Aquellos productos comestibles altamente procesados son los causantes de la desregulación hormonal que nos hace engordar descontroladamente.

Verás, el sistema digestivo, el tejido muscular y el tejido graso se mantienen en constante comunicación con el sistema nervioso y el cerebro mediante las hormonas. Éstos forman parte del lipostato, un sistema de control del cuerpo humano que regula automáticamente los niveles de grasa corporal.

Estos órganos se mantienen en comunicación sobre la cantidad de nutrientes y energía que el cuerpo requiere para mantenerse en su punto de equilibrio. Si éstos ven que se está corriendo el riesgo de aumentar el punto de equilibrio, automáticamente disminuyen la cantidad de calorías de entrada (aumentando la sensación de saciedad) y aumentan las calorías de salida, y viceversa (aumentando la sensación de hambre)2.

Así es como se comporta un cuerpo sano y normal.

Sucede que cuando consumimos azúcares y almidones en las formas de productos altamente procesados, nuestro cuerpo se vuelve incapaz de responder efectivamente a los mensajes hormonales. Nuestro cuerpo “se tapona“.

Como el diario de Neurociencia y Reseñas Cognitivas explica, aquellos “…que se vuelven obesos aumentan de peso porque pierden la habilidad de adelgazar”3. En otras palabras, subimos de peso por un problema hormonal, que depende de lo que comemos, y no de cuanto comemos.

Desregulación Hormonal y Por Qué Comes de Más

Las hormonas más comunes que están involucradas en el control del peso corporal son la insulina, la leptina y la grelina, entre otras.

La insulina es la hormona encargada de llevar los nutrientes (y energía) extgraídos de los alimentos al interior de las células para que éstas puedan realizar sus funciones normales. Así, a mayor cantidad de glucosa en sangre (alimentos metabolizados), mayor cantidad de insulina es liberada.

Si los niveles de insulina permanecen constantemente altos, las células dejan de responder de la misma manera a los estímulos insulínicos, requiriendo cada vez más y más insulina para la obtención de nutrientes. Es como si las células desarrollaran una especie de “sordera hormonal”. En otras palabras, las células se vuelven “resistentes a la insulina“.

Digestion carbohidratosLa leptina es la “hormona de la saciedad”. Ésta se encuentra en el tejido graso, lo que permite que a medida que aumente la cantidad de grasa corporal, aumentan los niveles de leptina que llegan al cerebro y, por consiguiente, aumentan los niveles de saciedad. En otras palabras, a mayor cantidad de grasa corporal, mayor es la sensación de saciedad; menor la sensación de hambre.

Al igual que con la insulina, si los niveles de leptina permanecen crónicamente altos, el hipotálamo se vuelve “resistente a la leptina“, lo que hace necesario niveles hormonales mucho más altos de lo normal para funcionar correctamente.

Así es como “algunas personas muy obesas han mostrado tener niveles de leptina en circulación sanguínea de hasta 25 veces más que una persona normal”4.

La grelina es la “hormona del hambre”. Ésta es liberada por el estómago cuando éste se encuentra vacío. De esta manera, el estómago se comunica con el cerebro para hacerle saber en qué condiciones se encuentra. Cuanto más vacío se encuentre el estómago, más aumentan los niveles de grelina. Al igual que con el resto de las hormonas, es posible desarrollar “resistencia a la grelina” si los niveles de la misma permanecen altos crónicamente.

Resistencia a LeptinaLo interesante es que la sensación de saciedad (y de hambre) está determinada por el cerebro mismo (el hipotálamo), teniendo en cuenta los niveles de cada una de estas hormonas, todas al mismo tiempo, y en conjunto. Esto significa que si existe algún problema con cualquiera de estas hormonas, como ser resistencia hormonal, la regulación del peso corporal por parte del cerebro puede verse comprometido. El hipotálamo no será capas de regular los niveles de saciedad o hambre correctamente, errando por el lado de la supervivencia y llevándonos a comer de más.

Crónicos niveles tan altos de cualquiera de estas hormonas hacen creerle a tu cuerpo que niveles anormales de grasa corporal son normales.

Entonces, si basas tu dieta en alimentos de baja calidad, especialmente productos altamente procesados, producirás una desregulación hormonal que subirá tu punto de equilibro, tendrás más hambre de lo normal, comerás de más, y subirás de peso descontroladamente.

¿Qué Puedes Hacer?

Si crees que te encuentras con algún problema hormonal que te esté haciendo engordar descontroladamente, te recomiendo que consumas alimentos SANOs. Éstos son alimentos naturales, mínimamente procesados, como ser verduras (en especial las no almidonadas), carnes de todo tipo, huevos, grasas naturales de alimentos enteros, y frutas (en especial los cítricos y bayas).

Éstos son alimentos densamente nutritivos y de alta calidad que, con tiempo suficiente, regularán el funcionamiento hormonal y llevarán a que tu cuerpo funcione normalmente haciendo que tengas menos hambre, y adelgaces para siempre.

Si deseas una lista más detallada de estos alimentos, puedes echarle un vistazo a mi guía Adelgaza para Siempre! que, además de muchos otros consejos, encontrarás ejercicios que te ayudarán a comenzar en tu viaje de adelgazamiento.

Un saludo grande.

Luciano Gutiérrez

(1): Bailor, Jonathan. The Calorie Myth: HarperCollins, 2014:90
(2)(3): Bailor, Jonathan. The Calorie Myth: HarperCollins, 2014:87
(4): Bailor, Jonathan. The Calorie Myth: HarperCollins, 2014:31

Fotos por: GabaGaba

¿No Sabes por Dónde Comenzar?
Encuentra todo en un único lugar...

Adelgaza para Siempre Slider

Luciano

¡Hola! Me llamo Luciano, nací en Argentina, vivo en Australia y hago lo que me gusta; ingeniería. Soy un apacionado de la nutrición y estoy convencido que es posible adelgazar para siempre mediante el uso de comida REAL. Más acerca de mí.

>