Piramide de Alimentos USDA

Piramide Alimenticia: Qué Es, Su Origen y Problemas

“La dieta baja en grasas y alta en carbohidratos, promulgada tan vigorosamente por la pirámide alimenticia, puede muy bien haber jugado, no intencionalmente, un papel en la actual epidemia de obesidad, diabetes y síndrome metabólico”.

– Jonathan Bailor

Piramide Alimenticia USDALa pirámide alimenticia de la USDA (Departamento de Agricultura de los EEUU, por sus siglas en inglés) es quizá el símbolo mas popular en la educación nutricional a nivel mundial.

Fue diseñada en 1992, y sus recomendaciones fueron ampliamente adoptadas, volviéndose el estándar de consejos sobre nutrición en todo el mundo. Basándose en presentar un gráfico que representaba “seis grupos” de comidas, esta pirámide resumió los consejos dietéticos ofrecidos por la USDA en una única figura.

Estos incluían:

  • granos (6-11 porciones diarias)
  • verduras (3-5 porciones diarias)
  • frutas (2-4 porciones diarias)
  • carnes, legumbres y frutos secos (2-3 porciones diarias)
  • lácteos (2-3 porciones diarias)
  • grasas, aceites y dulces (en moderación)

Este sistema fue ampliamente adoptado en gran parte del mundo, con pequeñas diferencias según el pais (incluso las recomendaciones de todos los países de Europa son similares a las de la USDA), siendo distribuida y enseñada a los niños en las escuelas, y a los adultos en busca de ayuda nutricional.

Cimientos de La Pirámide Alimenticia

La pirámide nutricional tenía un solo problema: las recomendaciones presentadas eran erróneas.

Un mensaje que muy fácilmente se extrae de la misma es que todos los carbohidratos son buenos (representados por la base de la pirámide llena de pan, pastas y demás carbohidratos) y que todas las grasas son malas (representadas por el mensaje de que deben ser consumidas solo en moderación).

MyPlateComo Walter Hillett, presidente del Colegio de Salud Publica de Harvard, nos comparte: “La pirámide [alimenticia] del USDA está mal. Fue construida sobre fundamentos científicos muy débiles, y ha sido desafiada una y otra vez por nuevas investigaciones científicas en todo el mundo… En el mejor de los casos, ofrece consejos basados en conceptos científicos muy cuestionables”1.

Investigaciones científicas llevadas a cabo durante el desarrollo de la pirámide alimenticia, y otros más recientes, nos muestran que los carbohidratos (incluso los “complejos”) no son universalmente buenos para todos y que las grasas no son universalmente malas.

Estos hechos, entre otros, trajo como consecuencia que este modelo sea revisado varias veces durante su historia.

En el año 2005, se cambiaron las recomendaciones de porciones por cada grupo de comidas, se introdujo mediciones mas precisas en cuanto a cuantas porciones consumir, y se hizo más hincapié en la actividad física. Más recientemente, esta pirámide fue dejada de lado y reemplazada por el Plato Alimenticio. Sin embargo, las recomendaciones siguieron siendo las mismas.

¿Políticos Jugando a Ser Científicos?

Piramide de AlimentosNo ha de sorprendernos que las recomendaciones basadas en conceptos científicos cambien de tanto en tanto, ya que el conocimiento científico va evolucionando a lo largo del tiempo. Sin embargo, este no fue el caso de la pirámide alimenticia.

En las palabras de Walter Hillett: “Algunas de las recomendaciones nutricionales son incorrectas porque se basan en información no adecuada o información incompleta. Este no es el caso de la pirámide alimenticia de la USDA. Están mal porque dejan de lado mucha evidencia científica de alimentación saludable que ha sido cuidadosamente acumulada en los últimos 40 años”2.

Lo más triste de todo esto, es que estas recomendaciones nunca tuvieron el apoyo de la comunidad científica, incluso durante el nacimiento de esta representación gráfica. La razón de ser de estas recomendaciones no eran las de promulgar salud; sus motivos eran más bien políticos.

Jonathan Bailor, en su libro El Mito de las Calorías, nos enseña como “los principios nutricionales y gráficos [utilizados en la pirámide alimenticia] no fueron confeccionados por científicos nutricionistas. Fueron derivados de un documento político publicado en 1976 titulado Dietary Goals for the United States (Objetivos Dietéticos para los EEUU). Este documento fue diseñado por el Senado y Comitiva de Nutrición y Necesidades Humanas con el objetivo de lograr dos cosas. La primera era aumentar el consumo de carbohidratos hasta formar parte del 55% al 60% del total calórico consumido. La segunda era reducir el total de grasa consumido de un 40% a un 30% del total calórico consumido”3.

Ni siquiera los nutricionistas de aquella época se esperaban tales recomendaciones.

El Dr. Stewart Truswell, profesor en el Colegio de Ciencia Molecular en la universidad de Sydney dice: “La primer edición del documento Dietary Goals tomó a los nutricionistas por sorpresa… Estaba escrito por un grupo de activistas políticamente motivados, con poco conocimiento de nutrición… Todas las objeciones de este documento pueden resumirse en: muy pronto, mas investigación requerida, relaciones no probadas, políticamente motivado”4.

“Pero a pesar de que este documento no había sido comprobado y era controversial en la comunidad científica, el gobierno de los EEUU declaró que el mismo era ‘la verdad’ diciendo: ‘el gobierno no puede esperar a obtener la última prueba'”5.

¿Cómo Cambiar Esta Situación?

Si estas recomendaciones nutricionales no son las mejores, ¿por qué se las sigue enseñando en la actualidad como verdad absoluta? Lamentablemente, volver atrás puede que sea casi imposible debido al ecosistema económico que se ha formado sobre tales recomendaciones nutricionales.

Michael F. Jacobson, cofundador del Centro de Ciencias de Interés Público, nos explica el por qué: “Los buenos consejos sobre nutrición están en conflicto con los intereses de muchas de las grandes industrias, cada una de las cuales tiene más presión que todos los grupos de interés público juntos”6.

El problema de publicar información incorrecta como si fuera cierta lo conocemos todos aquellos que nos encontramos (o nos hemos encontrado) luchando con el sobrepeso. “La dieta baja en grasas y alta en carbohidratos, promulgada tan vigorosamente por la pirámide de alimentos, puede muy bien haber jugado, no intencionalmente, un papel en la actual epidemia de obesidad, diabetes y síndrome metabólico”7.

Éste parecería ser un problema sin solución, pero déjame que te cuente un secreto:

La solución comienza contigo mismo. Nadie tiene más control de lo que ingresa a tu boca que tú. Sé el cambio que deseas ver en el mundo.

Comienza a cambiar el mundo cambiándote a ti mismo. Yo estoy haciendo mi parte, ¿tú harás la tuya?

Si deseas saber qué alimentos comer, y cuánto, puedes ver esta guía de control calórico que he preparado para ti.

Que tengas un excelente día.

Luciano Gutiérrez

(1): Skerrett, PJ y WC Willett. Eat, Drink, and Be Healthy: The Harvard Medical School Guide to Healthy Eating. New York: Free Press, 2005
(2)(3)(4): Bailor, Jonathan. The Calorie Myth: HarperCollins, 2014:98
(5): Bailor, Jonathan. The Calorie Myth: HarperCollins, 2014:99
(6): Jacobson, Michael F. Nutrition Scoreboard. New York: Avon Books, 1975.
(7): Bailor, Jonathan. The Calorie Myth: HarperCollins, 2014:96

Fotos por: Bigbrand, jchwhiteIsaacMaoLindsay Muller

Opt In Image
ADELGAZA PARA SIEMPRE!
menos hambre, más energía

Descubre 30 páginas con:

  • Los 8 fundamentos para adelgazar
  • Cuales son los alimentos quema grasa
  • Como preparar licuados adelgazantes
  • Cuales son los ejercicios más efectivos para adelgazar, y como hacerlos

Luciano

¡Hola! Me llamo Luciano, nací en Argentina, vivo en Australia y hago lo que me gusta; ingeniería. Soy un apacionado de la nutrición y estoy convencido que es posible adelgazar para siempre mediante el uso de comida REAL. Más acerca de mí.

>